Quito

Loading...

27/2/2008

El Danzante - Obra de Teatro

La obra es una reflexión sobre la condición del mestizo ecuatoriano, más allá de la visión que lo reduce a una mezcla de lo indígena con lo europeo. El Danzante es una experiencia visual, textual y lúdica por este mundo, complejo y barroco....


soy quien está en la parte más baja del púlpito, un nombre que se acumulará junto a los otros, en la perversa lista de la historia, soy nadie, soy todos, marcado en la frente como un anónimo.”

Resumen

Tras cada nombre que la historia consigna, muchos otros permanecen olvidados. ¿Qué sucedió con la crónica que escribió Jacinto Collahuaso? ¿Dónde están los retablos que levantó Joseph Tipán? ¿Qué sucedió con la revolución que lideró Fernando Daquilema?

Gaspar de Mogrovejo es un seminarista del siglo XIX que busca la respuesta a sus interrogantes respecto a quién es y de dónde viene. Rodeado de libros y de esculturas (que, secretamente, extrae de los conventos e iglesias) será testigo de secretos callados durante siglos, verdades contadas a medias, vergüenzas mantenidas de generación en generación. Finalmente, Gaspar tendrá que decidir sobre su propia condición y destino…

La obra es una reflexión sobre la condición del mestizo ecuatoriano, más allá de la visión que lo reduce a una mezcla de lo indígena con lo europeo. El Danzante es una experiencia visual, textual y lúdica por este mundo, complejo y barroco.

OBJETIVOS DE LA OBRA

Propósitos culturales

La obra propone una lectura del mestizaje, alejada de los prejuicios mutuos entre europeos y americanos. La obra es sincrética en cuanto proceso de un lenguaje propio, resultado de la negociación simbólica de las culturas de las que se nutre.

Este trabajo se realiza sobre elementos perfectamente reconocibles, en la ciudad de Quito, que permiten revalorizar y entender los discursos que se presentan en el arte de la llamada “escuela quiteña”.

Objetivos estéticos

La propuesta busca un lenguaje local que se proyecte en lo universal. Al presentar un lenguaje cercano a la cultura contemporánea del Ecuador se intenta acercar el discurso histórico a un público moderno. De allí la importancia que se la ha dado a lo iconográfico. El Danzante utiliza el teatro de títeres de la misma manera como el catolicismo del barroco utilizó a la pintura y a la escultura: como elementos de adoctrinamiento, como un todo que gira alrededor de un concepto.

Concepto del montaje

El Danzante se construye como una obra clásica, en ese sentido retoma una dramaturgia cronológica, organizada alrededor de un conflicto principal. La experimentación teatral se realiza a nivel del lenguaje y la interacción entre actor y objetos.

La obra tiene un énfasis en la dramaturgia. Explora, desde la fuerza del texto, el conflicto del protagonista, que es el conflicto de un colectivo: el mestizo. Los elementos escenográficos y el ritmo mismo de la obra soportan esta intención.

Fuente:http://www.all-artecuador.com/articulos.php?idArticulo=198